De Venezuela a Estados Unidos en busca del “Sueño Americano”

De Venezuela a Estados Unidos en busca del “Sueño Americano”

Yacelis Hernández y su esposo Idelfonso Puche salieron hace más de 12 años de Maracaibo en busca de mejores oportunidades para desarrollarse personal y profesionalmente. En Estados Unidos las encontraron.

Tienen casa propia, dos carros, trabajos estables, y los más importante: está cubierta la necesidad de seguridad personal.

Tenían tan solo cinco meses de casados cuando decidieron irse de Venezuela. Idelfonso había culminado su carrera en licenciatura en Administración de Empresas y no conseguía trabajo. Laboraba como taxista.

Yacelis asegura que “la inseguridad fue lo que más nos impulsó, aunque para aquél momento no era tan fuerte como lo es en la actualidad. Mi esposo arriesgaba su vida a diario tras un volante sin necesidad, siendo un profesional”.

“Así que pensando en una vida segura y más tranquila, mi esposo lo decidió solito. A mi me trajeron (risas)”

La vida en Norteamérica

“El sistema aquí es muy absorbente no te queda otra opción que correr y encaramarte, sino te come”

Vivir el sueño americano es posible. todo lo que desees allá lo puedes conseguir, pero se debe pagar por ello. “Es por eso que una vez aquí no tienes la oportunidad de añorar el hogar, hay que ponerse las pilas”.

A su llegada a los Estados Unidos, el matrimonio Puche Hernández se residenció en la localidad de Sunrise, en el estado de Florida donde estuvieron por 4 años.

Durante ese período, debido a su ilegalidad, a ambos les tocó trabajar en una tienda de un centro comercial. “Era el único sitio donde no nos pedían los papeles de legalidad”.

Sin embargo, luego de dos años y mucho esfuerzo y trabajo con abogados, lograron conseguir sus papeles de residencia y permiso para trabajar, lo que les permitió expandir sus horizontes laborales.

Se mudaron hasta la localidad de Tamarac, también en el estado de Florida, donde viven en la actualidad y donde después de varios años pasaron de ser una pareja a una familia.

Idelfonso ahora trabaja en una compañía que vende materiales de construcción para techos “ABC Supply“, donde ha podido desarrollar las destrezas que adquirió mientras estudiaba.

Lo mismo hizo Yacelis, quien después de salir del centro comercial, consiguió trabajo en una compañía que colocaba servicios telefónicos, ahí estuvo tres años. Luego consiguió trabajo en el banco Washington Mutual Chase, por cuatro años. Hoy está dedicada a su hijo.

Hasta siempre Venezuela

Yacelis jamás se había separado de su familia cuando se fue a los Estados Unidos “y la primera vez que lo hice, resultó ser a muchos kilómetros de distancia y, hasta los momentos, para siempre”

El proceso de separación de sus padres y sus hermanos no fue fácil, y no le gustaría repetir esa parte de la experiencia. Sin embargo, el hecho de poder “vivir con tranquilidad“, sin la sosobra de la inseguridad, no tiene precio para ella.

“Ha medida que han ido pasando los años la delincuencia se ha apoderado del país, y por lo que me cuentan mis familiares, debes hasta dar vueltas a la manzana varias veces, para evitar ser atracado, si quieres entrar a tu casa”

En el país anglosajón la historia es distinta: puedes andar tranquilamente por la calle y puedes estar segura de que no va a pasarte nada. “No voy a negar que hay zonas que si son peligrosas, pero si estás claro de cuáles son, no vas a frecuentarlas y nada malo sucederá”

Esa es la principal razón por la cual Yacelis e Idelfonso, no tienen planes de regresar a Venezuela. “La tranquilidad de que mi hijo no correrá ningún peligro en la calle, es más que suficiente para quedarme aquí”

Después de más de una década fuera del hogar natal, este matrimonio asegura que el sacrificio valió la pena.

 

Vía: Yoana Fuenmayor / @yoanamfg

COMMENTS